Mis reivindicaciones para 2015 (y años venideros)

En este incipiente año 2015 que se presenta tan interesante y agitado en lo sociopolítico, y que generará sin duda animadas discusiones con amigos y familiares en las múltiples plataformas disponibles, reivindico con voz elevada y pecho henchido mi derecho a:

1. DUDAR, e incluso adaptar mi opinión en base a nuevos argumentos que desconociera hasta entonces, sin que por ello se considere que alguien me haya lavado el cerebro;

2. No creerme los dogmas y eslóganes con los que se me bombardea a diario, ni aceptarlos como argumentos válidos por parte de quien los esgrime por hábito o incapacidad para pensar más allá;

3. No ser considerado como un traidor a mi origen por adoptar determinados usos y costumbres libremente elegidos de mi lugar de acogida; no ser asimilado ni diluido por mi lugar de acogida;

4. No ser etiquetado como seguidor de un partido o idea política, territorial o identitaria por:
* las coordenadas geográficas de mi lugar de nacimiento o residencia
* rebatir un argumento que sea contrario a ese partido o idea y que yo considere poco acertado
* recomendar o compartir un artículo / reportaje / documental producido por un medio de comunicación determinado


La única militancia que acepto incondicionalmente que me sea asignada es la de ser abierta y decididamente gris, no solo por elección voluntaria sino también por principios. Por gris no se debe entender indiferente o incapaz de tomar partido en una disyuntiva, sino precisamente lo contrario: estar tan interesado en el tema en cuestión como para querer escuchar las diferentes opiniones al respecto antes de posicionarme.


Dedicado a aquella gente con la que a menudo no estoy de acuerdo pero con la que sigue siendo un placer discutir…


El observador


El enlace:
Este mes no nos limitaremos a poner un enlace, sino su contenido completo…los célebres once principios de la propaganda establecidos por Goebbels y que sorprendentemente se pueden ver utilizados hoy en día en no pocos medios de comunicación, 70 años después, sin pudor alguno…esté al acecho, estimada ciudadanía reducida a mera audiencia, no se les vayan a olvidar, porque indudablemente los verán emplear masivamente durante este año…

Principio de simplificación y del enemigo único
Adoptar una única idea, un único símbolo. Individualizar al adversario en un único enemigo.

Principio del método de contagio
Reunir diversos adversarios en una sola categoría o individuo. Los adversarios han de constituirse en suma individualizada.

Principio de la transposición
Cargar sobre el adversario los propios errores o defectos, respondiendo el ataque con el ataque. Si no puedes negar las malas noticias, inventa otras que las distraigan.

Principio de la exageración y desfiguración
Convertir cualquier anécdota, por pequeña que sea, en amenaza grave.

Principio de la vulgarización
Toda propaganda debe ser popular, adaptando su nivel al menos inteligente de los individuos a los que va dirigida. Cuanto más grande sea la masa a convencer, más pequeño ha de ser el esfuerzo mental a realizar. La capacidad receptiva de las masas es limitada y su comprensión escasa; además, tienen gran facilidad para olvidar.

Principio de orquestación
La propaganda debe limitarse a un número pequeño de ideas y repetirlas incansablemente, presentarlas una y otra vez desde diferentes perspectivas, pero siempre convergiendo sobre el mismo concepto. Sin fisuras ni dudas. De aquí viene también la famosa frase: "Si una mentira se repite lo suficiente, acaba por convertirse en verdad".

Principio de renovación
Hay que emitir constantemente informaciones y argumentos nuevos a un ritmo tal que, cuando el adversario responda, el público esté ya interesado en otra cosa. Las respuestas del adversario nunca han de poder contrarrestar el nivel creciente de acusaciones.

Principio de la verosimilitud
Construir argumentos a partir de fuentes diversas, a través de los llamados globos sonda o de informaciones fragmentarias.

Principio de la silenciación
Acallar las cuestiones sobre las que no se tienen argumentos y disimular las noticias que favorecen el adversario, también contraprogramando con la ayuda de medios de comunicación afines.

Principio de la transfusión
Por regla general, la propaganda opera siempre a partir de un sustrato preexistente, ya sea una mitología nacional o un complejo de odios y prejuicios tradicionales. Se trata de difundir argumentos que puedan arraigar en actitudes primitivas.

Principio de la unanimidad

Llegar a convencer a mucha gente de que piensa "como todo el mundo", creando una falsa impresión de unanimidad.

Share this:

4 comentaris :

  1. Me gusta el propósito de "dudar"! Así ya puedo volver a discutir contigo sobre la peli 8 1/2 ;-)

    ResponSuprimeix
  2. pero antes tendrás que verla entera, jeje!

    ResponSuprimeix
    Respostes
    1. Ahí me has pillado :-D Me tomaré 10 tazas de café y la veré enterita

      Suprimeix
  3. no prometas cosas que no puedas cumplir! :)

    ResponSuprimeix

 
Copyright © Revista CriTeri. Designed by OddThemes