Estribillos por la Austeridad - Hemos robado por encima de vuestras posibilidades y pagaréis por ello (III) – El “sobredimensionado” sector público

Cuántas veces hemos oído decir a según qué fuentes que el sector público de Aquí es un ente sobredimensionado y en el cual sobran trabajadores y medios…lo peor de todo es que este mensaje, totalmente calculado, ha alcanzado un doble objetivo:
- Que la parte de la Sociedad que no trabaja en el sector público vea en éste a un grupo de parásitos cuyos salarios y condiciones laborales pueden degradarse al máximo porque-viven-como-reyes;
- Que parezca imprescindible adjudicar a empresas privadas el máximo posible de servicios públicos, en aras a promover una presunta eficiencia y menor coste


A continuación se discutirá si esta percepción es razonable o si es una aplicación más del “divide y vencerás” con la que nos deleitan nuestros queridos dirigentes (no confundir o no reducir a los políticos) para que traguemos con todo lo que caiga…por ejemplo, hay quien ve con buenos ojos que se reduzca un 15% el sueldo de todos los funcionarios, independientemente de su esfuerzo y valía. Para la discusión, un mes más, contaremos con el libro que se ha convertido en la referencia de cabecera de esta sección en los últimos meses: "Hay alternativas - propuestas para crear empleo y bienestar social en España”, de Vicenç Navarro, Juan Torres y Alberto Garzón, disponible gratuitamente aquí.



La experiencia reciente ha demostrado que, en la situación actual, un 5% de la Sociedad (si llega) acumula cada vez más poder (económico y por tanto político y mediático) frente al 95% restante que ve cómo sus derechos son reducidos paulatinamente. La estrategia que nos aplican es tan eficiente como poco novedosa, limitándose a ponernos en contra los unos de los otros para distraer nuestra atención: bajo la apariencia de presuntas alternativas políticas cuyas cúpulas ocupan depredadores de la peor calaña (llamados eufemísticamente “animales políticos”), la idea de estos próceres de la patria es hacernos creer que nuestro problema es el profesor porque tiene muchas vacaciones, el funcionario porque no pega un palo al agua, el trabajador fijo porque tiene la vida resuelta, el agricultor porque vive de subvenciones y la vida en el campo no es tan dura como antes, el aficionado a otro club de fútbol porque su Fe es errónea y herética, el área geográfica vecina porque el 1% de sus símbolos y costumbres son diferentes de las nuestras o porque hablan otro idioma y a la que nos dicen que hay que odiar porque a ellos les han dicho que nos tienen que odiar a nosotros, etc. Todas las profesiones y aficiones deportivas, políticas o culturales tienen su estigma que, en épocas oscuras como ésta, se explotan por quienes están por encima de ellas para justificar lo injustificable. Una cita de Martin Niemöller, que ilustra muy bien la situación es: “Primero vinieron a buscar a los comunistas, y yo no hablé porque no era comunista. Después vinieron por los socialistas y los sindicalistas, y yo no hablé porque no era lo uno ni lo otro. Después vinieron por los judíos, y yo no hablé porque no era judío. Después vinieron por mí, y para ese momento ya no quedaba nadie que pudiera hablar por mí”
Por centrarnos en el sector público, ahí van unas cuantas mentiras flagrantes que nos cuentan a menudo:



La primavera en Galicia...



Mentira repetida hasta la saciedad número 4: sobran funcionarios

Por no dar demasiadas vueltas, nos limitaremos a comparar la cantidad de trabajadores públicos de Aquí con el de otros países…por ejemplo, de 22 países de la OCDE de este artículo, España ocupaba en 2005 el puesto 15 en porcentaje de empleados públicos sobre la fuerza laboral total (13%). Comparado con nuestros vecinos europeos, solo Alemania (10%), Austria (10%) y Suiza (6%) estaban por debajo, frente a valores bastante más elevados de países tan desorganizados y poco eficientes como Noruega (30%), Suecia (28%), Francia (22%) o Finlandia (21%). No hay mucho que añadir a estas estadísticas.

En “Hay alternativas” se dice al respecto:
Una de las principales causas de esta falta estructural de puestos de trabajo en España es el escaso desarrollo del sector público y, muy en particular, de los servicios públicos del Estado del Bienestar, tales como sanidad, educación, servicios sociales, escuelas de infancia, servicios de ayuda a las personas con dependencia, vivienda social y otros servicios (…). Si España, que en estos momentos tiene un 9% de su población empleada en estos servicios, tuviera el porcentaje que tiene Suecia (25%), tendría como poco 5 millones de puestos de trabajo más de los que tiene ahora (…). Tales puestos de trabajo podrían financiarse con los 200.000 millones de euros más de los que recibe el Estado español (tanto central como autonómico y municipal) si éste tuviera la política fiscal que tiene Suecia (…). El problema, pues, no es económico, sino político.


En el próximo capítulo se analizará el tema de la política fiscal de Aquí, no se impacienten.




Mentira repetida hasta la saciedad número 5: Derrochamos demasiado dinero en gasto público

El mensaje oficial es que el gasto público es excesivo, por lo que hay que aplicar medidas de austeridad. Hay va otro extracto de “Hay alternativas”:
Tenemos un gasto público por habitante de 2.600€ (estandarizados) menos que el promedio de la UE-15. Además, España era en 2008 el país de la UE-15 que menos gastaba en salarios a los trabajadores públicos. (…) España tiene el gasto público social por habitante más bajo de la UE15: 72% de la media, si bien su nivel de PIB por habitante es el 94%. Si (el gasto público social por habitante) fuera el 94% de la media de la UE15, España se gastaría 66.000 M€ más de los que se gasta en su Estado del Bienestar. (…) Los ingresos del Estado español representan una cantidad equivalente al 34% del PIB, que es el porcentaje más bajo de la UE-15, cuyo promedio es del 44%. (…) Sólo el 10% de niños de 0 a 2 años van a escuelas de infancia públicas, en comparación con el 28% de la UE-15 o el 58% de Suecia. Y lo mismo ocurre en cuanto a los servicios de dependencia: en 2004 sólo un 2% de las personas con dependencia en España tenían atención garantizada al margen de la no retribuida que pudieran recibir (…) de sus hogares, frente al 18% en la UE-15 y al 23% en Suecia.

Ahora que está de moda recortar la sanidad pública, cabe recordar que España ocupa el puesto 22 de 34 de la OCDE en inversión en sanidad pública (5,6%), si se hace la media entre los años 2000 y 2007. En la UE-15, solo Irlanda (5,5%) y Grecia (5,4%) gastan menos, frente al 8,1% de Alemania, 7,5% de Francia, 7,1% de Bélgica o incluso el 6,6% de Portugal y el 6,4% de Italia.

También está de moda recortar en educación, mientras España ocupa unos muy lamentables puestos entre el 30 y el 40 del informe PISA; por cierto, en clara tendencia a la baja. Sin embargo, para el señor Ministro, que para eso está ahí, el problema es que sobran 20.000 profesores…

Otro sitio muy adecuado para recortar es en investigación y desarrollo, donde, de toda la UE-15, solo en Italia y Grecia se invertía en 2009 un menor porcentaje del PIB que Aquí. Desde entonces, la inversión ha bajado un 35%.


No se puede cerrar esta cuestión del “derroche” obviando que ha habido (y hay) un gasto desmesurado de determinados fondos públicos. Pero este derroche no es (NI HA SIDO NUNCeA) precisamente el que se realiza en educación, en sanidad o en ciencia, sino más bien en otros destinos, véase una absurda red de AVE (comentada aquí  y aquí), palacios de congresos, aeropuertos y facultades universitarias en cada ciudad, infraestructuras faraónicas, etc. La construcción de estos pozos sin fondo de dinero público son la base del razonamiento de quien ahora nos dice que “hemos vivido en el país de la piruleta” y que por eso ahora debemos apretarnos el cinturón. Es decir, que por culpa de una política totalmente negligente centrada en construir equipamientos que muy poca gente disfruta, no hemos podido acceder a la Europa desarrollada; por más aeropuertos que hayamos tenido y más créditos que hayamos podido conseguir, habría que ser imbécil para preferirlos a un poder adquisitivo y unos servicios sociales al nivel de la media de la UE-15.

Según "Hay alternativas":
El Estado español consiguió reducir e incluso eliminar el déficit público del Estado en 2003 a costa de haber aumentado de manera considerable el déficit social de España con el promedio de la UE-15, es decir, la diferencia en euros estandarizados entre lo que España se gastaba por habitante en su Estado del Bienestar y lo que se gastaba el promedio de la UE-15. Un déficit que en 2005 era mayor que en 1994.


 

 

Mentira repetida hasta la saciedad número 6: Las empresas públicas son ineficientes y hay que privatizarlas para que presten un mejor servicio

Siendo imposible abarcar este tema en tan poco espacio, se ha hecho una brevísima búsqueda aleatoria de estudios, complementando con otro trabajo citado en “Hay alternativas”…los resultados:
- En este primer estudio, realizado por una entidad tan radical y antisistema como el Banco de España, se destaca que la eficiencia de una empresa privatizada NO mejora la de una empresa pública en sectores regulados (como por ejemplo, el sector energético). Una frase interesante del estudio, que no se sabe cómo ha llegado a las manos de quien esto escribe y no a las de quien tomó la decisión, por ejemplo, de privatizar Endesa (Felipe inició y José Mari, nada más entronizar, culminó la magnánima obra):
Estos resultados confirman análisis previos para otros países, que, en general, encuentran que, en el sector eléctrico, las empresas públicas son más eficientes que las privadas [Färe et al. (1985), Côte (1989), Pollit (1994 y 1995), Meyer (1975), Neuberg (1977), Primeaux (1977), Pescatrice y Trapani (1980)] o, al menos, no presentan diferencias significativas [Hjalmarsson y Veiderpass (1991), Mann (1970), Yunker (1975), Spann (1977), Edison Electric Institute (1985), Atkinson y Halvorsen (1986), Di Lorenzo y Robinson (1982), Holmes (1990)].  Asimismo, este resultado es compatible con los argumentos teóricos señalados, que indican que no cabe esperar una mayor eficiencia técnica de las empresas privadas en sectores sujetos a fallos de mercado y fuertemente regulados.”

- En este otro, aplicado precisamente sobre Endesa, se habla de una mayor eficiencia desde  la privatización, pero una menor rentabilidad. Un espectáculo, vaya.

- En este otro estudio, que por cierto está citado en “Hay alternativas”, se indica que las privatizaciones NO han producido “una mejora significativa en la rentabilidad, en la eficiencia, en el volumen de ventas y de inversión, ni cambios significativos en el nivel de endeudamiento o en el empleo de las empresas tras su privatización en España. Estos resultados coinciden con los mostrados por otros estudios previos para el caso español. Sanchís (1996) encuentra que no en todos los procesos de privatización estudiados tiene lugar una mejora en la productividad. Melle (1999) únicamente encuentra una mejora en el ratio ventas por empleo, y Villalonga (2000) no encuentra evidencia suficiente para apoyar una mejora en el funcionamiento de las empresas tras su privatización, señalando la importancia de otros factores como el tamaño o el tipo de adquirente”.

Por tanto, la aplicación masiva de privatizaciones es, cuanto menos, dudosa…por supuesto, que nadie espere una nacionalización (a no ser que la empresa se hunda, y solo hasta que vuelva a generar grandes dividendos)...Luego nos dirán que las empresas estatales son propias de los fallidos sistemas soviéticos de economía planificada y no de las infalibles economías de mercado. No deben saber que en países tan irresponsables y radicales como Noruega la explotación petrolífera se realiza exclusivamente por una empresa estatal para garantizar que los beneficios reporten en toda la Sociedad. Pero claro, qué sabrán ellos… Por si alguien tiene un rato, ahí va un interesantísimo artículo sobre Noruega


Por cerrar el caso concreto de Endesa, es realmente fácil encontrar los suculentos motivos que han llevado a su privatización, y algunas consecuencias más fáciles de entender desde entonces . Ahí van otros bellos casos de jubilaciones doradas para la casta política.


Para acabar con el tema de la austeridad, una bonita reflexión desde “Hay alternativas”, por si les suena de algo y si no les incita a ir traduciendo su curriculum a otros idiomas:
Irlanda aprobó antes que nadie el gran programa de austeridad y recortes que proponen los economistas liberales para salir de la crisis: reducción de hasta el 20% en los sueldos de los funcionarios y un 10% en las prestaciones sociales (…) y poniendo al mismo tiempo a disposición de bancos quebrados docenas de miles de M€ que pusieron por las nubes el déficit y la deuda del Estado. (…) El FMI afirmó que gracias a la aplicación de estas medidas la economía irlandesa crecería un 1% en 2009, pero sin embargo (…) bajó un 11 %. Con esa caída estrepitosa, con una reducción de la inversión del 30% y de más del 7% del consumo, la economía no pudo generar recursos suficientes, fue más difícil recaudar ingresos para hacer frente a la deuda y ésta siguió subiendo, lo que hacía, para colmo, que los mercados la castigaran subiendo los tipos a los que puede colocarse. A eso se añade que al haber dejado sin llevar a cabo una verdadera reforma financiera la situación patrimonial de los bancos siguió agravándose y les acabó haciendo falta una nueva dosis de generosa inyección de liquidez para sacarlos a flote poniendo a su disposición (bajo la idea de que se rescataba a Irlanda) otros 80.000 M€ más”.



Algunas conclusiones bastante obvias:
- No sobran funcionarios, de hecho estamos por debajo de la media de los países de nuestro entorno en cuanto a trabajadores públicos.

- Lo que sí falta son controles de la función pública (por objetivos y mediante evaluaciones externas); si un trabajador público es negligente o no rinde sin motivo justificado debe ser sancionado y/o expulsado de la administración. Los funcionarios productivos estarán de acuerdo con esta medida, y solo los parásitos y determinados sindicalistas se opondrán.

- El keynesianismo bien aplicado (abséngase planes E zapateriles y equipos de 1000 motoserristas montillescos) es la manera de salir de la crisis; la austeridad es la manera de hundirnos durante (aún) más décadas… “El Estado tiene responsabilidad de crear empleo, cuando el mundo empresarial privado no lo hace en cantidad suficiente”. Para solucionar el déficit hay dos opciones: o gastamos menos (que es en lo único en lo que se basa la austeridad, que ya se ha visto que no funciona Aquí ahora) o se ingresa más; este segundo tema será analizado el próximo mes…

Se recibirán con brazos abiertos toda clase de comentarios, aportaciones y rectificaciones…



El observador



El enlace:
Un buen artículo de Vicenç Navarro sobre el tema de la austeridad y cómo pone en riesgo la misma Unión Europea:
http://networkedblogs.com/xMkM8

El momento jocoso:
Lo que la Comunidad de Madrid opina del 15-M (de puertas para afuera, claro):
http://www.madrid2020.es/wp-content/uploads/2012/02/cuestionario_es.pdf
Página 41, columna derecha, segundo párrafo…ciertamente enternecedor



La cita:
“Cuando la verdad sea demasiado débil para defenderse tendrá que pasar al ataque”. Bertolt Brech

Share this:

4 comentaris :

  1. Molt ben explicat, veig que haurem de llegir el llibre "Hay alternativas" que fa molt bona pinta.

    Volia reafirmar que privatitzar ens surt més car. Jo treballo a l'administració i a vegades hem d'encarregar certes feines a fora. Surt caríssim, pel preu que encarregues a fora una feina d'un mes tens un tècnic tot l'any, i has d'estar vigilant que no te la fotin. I al final qui fa realment la feina (un tècnic d'aquesta empresa) cobra una merda. Total el que estem pagant és nivells de jefes - gestors - intermediaris que no foten res i son els qui se'n porten una pasta.

    També estic d'acord que s'ha de fer neteja de funcionaris vagos (que existeixen!). Crec que si es fes fora un 5 %, els més descarats, la resta ja agafaria exemple i funcionaria tot millor.

    Felicitats per l'article

    ResponSuprimeix
  2. Más madera: http://www.agarzon.net/?p=1882
    ¡De la buena!

    ResponSuprimeix
    Respostes
    1. Gracias, Adrián!! lo tenía preparado para el siguiente número! Pues eso, a leer!

      Suprimeix

 
Copyright © Revista CriTeri. Designed by OddThemes