¿La reflexología funciona? (II): Qué dice la ciencia

Continuamos y acabamos con el tema iniciado el mes anterior, intentando saber qué dicen sobre la reflexología quienes se han dedicado a estudiarla de manera científica.

3. ¿Qué dicen los artículos científicos?

Se puede encontrar todo tipo de artículos científicos y sobre todo pseudocientíficos que estudian los efectos de la reflexología. Una opción que teníamos era revisarlos todos ellos e intentar llegar a una conclusión por nuestros propios medios. Pero por no hacer un desprecio a investigadores que se han currado una revisión bibliográfica completa sobre el tema, cotizando por ello, optaremos por resumir lo que han encontrado… Lo que sí es de cosecha propia es la selección de las mejores revisiones bibliográficas, dos en concreto (así de selectivos somos), cuyo formato tiene dos partes:

Primera: de todas las publicaciones encontradas sobre el tema, se analiza cuáles de ellas cumplen con una metodología y un diseño experimental contrastados y son por tanto fuentes fiables de información. Para los no iniciados en el tema, el contenido de todo artículo científico es el célebre “toda la verdad y nada más que la verdad”, por lo que se confía plenamente en la buena voluntad de los investigadores. Por ese motivo es fundamental que todo estudio detalle los materiales y métodos empleados, de manera que pueda ser replicado por otros investigadores si fuera necesario, y se pueda desenmascarar a posibles tramposos. Además, antes de su publicación, los artículos científicos son revisados por “pares” o árbitros, es decir, entre (normalmente) dos y tres revisores que trabajan en la temática del artículo y que evalúan la calidad y originalidad del mismo, pudiendo pedir aclaraciones y/o modificaciones del texto. También pueden recomendar la no publicación del artículo.



El método del Dr. Fitzgerald, “padre” de la reflexología, de anillar dedos con gomas, infalible para la Primera, Segunda y Tercera Zonas (sic). No intentéis esto en casa, niños. Fuente


Segunda: de los artículos seleccionados como fiables, por cumplir con una calidad experimental mínima, analizan y discuten los resultados obtenidos.

Vamos con sus conclusiones:

- Wang y colaboradores (et al.), 2009: de 43 trabajos revisados solo 5 cumplen con los criterios calidad exigidos. De estos 5, solo uno demuestra cómo la reflexología mejora la parestesia (sensación de hormigueo) en enfermos de esclerosis múltiple. En el resto de trabajos no se encontraron efectos significativos.

- Ernst et al, 2011: no indican cuántos artículos han revisado, pero finalmente se quedan con 23 artículos. De hecho, se trata de una actualización de dos artículos anteriores realizados por el mismo autor principal. La conclusión es bastante demoledora: ninguna revisión sistemática prueba de manera convincente que la reflexología dé lugar a beneficios para la salud superiores al placebo. […] La mayoría de estudios de alta calidad científica no demuestran la efectividad de la reflexología. Los campos más prometedores de aplicación parecen relacionados con el ámbito de la paliación de los síntomas del cáncer. […] No hay evidencia basada en ensayos clínicos de alta calidad y replicados de manera independiente que prueben la efectividad de la reflexología.



Otro gran consejo del Dr Fitzgerald para aliviar el dolor e insensibilizar los dientes. Y pensar que hay inconscientes que se dejan inyectar anestesia por un dentista…Fuente



Hay otro trabajo bibliográfico, mucho menos exhaustivo en sus criterios de selección de las publicaciones revisadas (se limitan a comentar las limitaciones de los estudios, pero no descartan ninguno), realizado por la Asociación Quebequesa de Terapeutas Naturales (2012): de 70 artículos y libros encontrados, de los cuales solo descartan aquellos demasiado antiguos o no relevantes para su estudio, sacan las siguientes conclusiones: la reflexología es efectiva para tratar la ansiedad (a corto plazo), la inflamación de las piernas de las embarazadas, insomnio leve, sueño poco reparador y en mitigación del dolor (durante 2-3 horas). No han encontrado ningún estudio que demuestre que tenga un efecto positivo sobre otros 18 problemas de salud que pueden encontrar en la página 12 de este documento.


4. Discusión y conclusiones

No se vayan todavía, tanto si tenían una opinión formada de antemano (y este artículo por supuesto no va a cambiarla) como si no. Lo primero que hay que comentar es que los dos artículos más rigurosos no incluyen trabajos posteriores a 2010. Todos sabemos que el conocimiento científico avanza a grandes pasos y quizá en algún momento alguien demuestre algún efecto fisiológico real; por ejemplo, en este estudio de 2013 vieron con técnicas de resonancia magnética cómo la reflexología incrementaba el flujo sanguíneo en las áreas del cuerpo que se supone que se activan con la reflexología. La muestra es pequeña (32 personas) y la revista dudosa, pero igual la medicina del hombre blanco acaba dando una oportunidad (o continuará probando reiteradamente la ineficacia de) ésta y otras prácticas de “medicina complementaria alternativa”.

Las principales conclusiones a las que uno llega sobre la reflexología son:
- No cura nada, y no mitiga prácticamente ninguna dolencia de manera duradera. Desde luego, no tiene ninguna validez para diagnosticar ningún problema de salud. De hecho, el uso de la reflexología como herramienta de diagnóstico es especialmente peligroso, por el riesgo de retrasar la detección de problemas serios o por la falsa alarma generada.


- Puede ayudar a aliviar determinadas dolencias en las cuales el efecto placebo es importante, como son el tratamiento de ansiedad leve, problemas de sueño, dolor moderado, depresión leve, así como en cuidados paliativos. No se entienda esto como algo despectivo, ya que el efecto placebo está ampliamente reconocido como relevante en la práctica médica. Sí que se ha demostrado que hace sentir mejor y más relajada a la persona que lo recibe.

- No se han encontrado apenas efectos positivos, pero tampoco se ha encontrado ninguna contraindicación o efecto adverso: no tiene efectos secundarios,  no implica riesgos de lesiones en tejidos o articulaciones ni la ingesta de productos que podrían dar lugar a posibles sobredosis.


A partir de aquí se abre el debate (se admiten y agradecerán comentarios y acaloradas discusiones):

1. ¿Se debe regular esta práctica, que permite que personas sin ninguna titulación oficial publiciten prácticas terapéuticas cuya eficacia es, como mínimo, tremendamente dudosa?

2. ¿Debe el erario público incluir entre sus prescripciones este tipo de tratamientos que han mostrado aliviar (que no curar) determinadas dolencias, como alternativa a tratamientos de resultados más concluyentes, pero más caros y potencialmente peligrosos si al paciente le da por no seguir los prospectos? Por poner un caso concreto: ante un caso leve de ansiedad o ligero estrés: ¿preferiría usted que se recetaran unas pocas sesiones de reflexología o mejor recetaría ansiolíticos, si ambos tratamientos costaran lo mismo?

3. ¿Qué hacemos con otras prácticas de “medicina alternativa complementaria” cuyo efecto sea aún menos evidente?


Corolario: si a usted le hace sentir mejor la reflexología, siga yendo. Pero no pague un precio de tratamiento médico por recibir un (placentero!) masaje en los pies. Tanto si la ha probado como si no, modere sus expectativas terapéuticas.


El observador


La cita:
“El problema con el mundo es que la gente inteligente está llena de dudas, mientras que la gente estúpida está llena de certezas”. Charles Bukowski

El enlace:

Por menos de 200 euros puedes obtener un artículo cuyo efecto no está reconocido por la medicina “ortodoxa”. Al menos que no falte la sinceridad…

El momento jocoso:
El roto, siempre genial… 



Share this:

4 comentaris :

  1. Muchas gracias S.Observador por este articulo. Yo creo que en el tema de la salud, se necessita solidaridad, pues regulacion. La salud es una necesidad basica y uno es muy debil frente al "experto", especialmente cuando ya consulto varios medicos "conventionnales" sin tener repuesta satisfactoria. Hay riesgo confiar en qualquier persona que puede convencernos que tiene una solucion para aliviar el dolor, "lo que sea el precio". Aqui pones de relieve la falta grave de transparencia sobre la mejoracion potencial que uno puede esperar de estas medicinas, especialmente si uno compara al las afirmacionnes muy fuertes de los practicantes...al final creo de no deberiamos llamar estas practicas medicinas, sino"ocios, actividades relajadoras"...sin pretender beneficiar de la seguridad social, y evaluar el precio rasonable como lo pensemos con nuestros ocios (un buen massage puede ser muy recomandable...).
    Un saludo desde el otro lado del pireneo.

    ResponElimina
  2. Muy util, gracias observador!
    La duda que me asalta es en que revistas se publicaron esas revisiones, y si existe algun conflicto de interes con las farmaceuticas. Los propios medicos admiten que los conflictos de intereses son un problema a tener en cuenta en la investigacion medica. En todo caso, no seria la primera vez en la historia que se oculta informacion: que ha pasado con el Roundup, cuyo principal componente el glifosato, ahora resulta que es probable cancerigeno segun la OMS... malas lenguas dicen que se oculto informacion cientifica. En fin no he investigado sobre el tema, pero cuando el rio suena, agua lleva.
    Un saludo!!
    Mireia

    ResponElimina
  3. Gracias por los comentarios!
    Vincent: efectivamente, para mucha gente la medicina convencional no acaba de resolver determinadas dolencias, especialmente las crónicas y no letales...es normal que la gente busque alternativas...precisamente para esas dolencias (migrañas, dolores recurrentes, estrés y ansiedad leves) es donde están encontrando más mercado estas "terapias complementarias alternativas".

    Mireia: tienes razón, he mostrado una imagen de la ciencia algo idílica y romántica... Y se han dado no pocos casos de plagios, fraude y de investigaciones cuyo resultado lo dictaba quien financiaba el trabajo...pero los tramposos acaban siendo descubiertos más pronto que tarde..en el caso de los dos artículos que he destacado, se trata de revisiones de otras publicaciones previas...por tanto son estas publicaciones previas, cuyos resultados van consistentemente en la misma línea, las que deberían estar " compradas"...puede ser, pero me parece más plausible que simplemente no encontraran efectos...además, parece mucho montaje para desacreditar solo a una "amenaza" (la reflexología) de las muchas terapias alternativas...como digo al final del artículo, no se han encontrado efectos significativos...aun!

    ResponElimina
  4. Gracias por los comentarios!
    Vincent: efectivamente, para mucha gente la medicina convencional no acaba de resolver determinadas dolencias, especialmente las crónicas y no letales...es normal que la gente busque alternativas...precisamente para esas dolencias (migrañas, dolores recurrentes, estrés y ansiedad leves) es donde están encontrando más mercado estas "terapias complementarias alternativas".

    Mireia: tienes razón, he mostrado una imagen de la ciencia algo idílica y romántica... Y se han dado no pocos casos de plagios, fraude y de investigaciones cuyo resultado lo dictaba quien financiaba el trabajo...pero los tramposos acaban siendo descubiertos más pronto que tarde..en el caso de los dos artículos que he destacado, se trata de revisiones de otras publicaciones previas...por tanto son estas publicaciones previas, cuyos resultados van consistentemente en la misma línea, las que deberían estar " compradas"...puede ser, pero me parece más plausible que simplemente no encontraran efectos...además, parece mucho montaje para desacreditar solo a una "amenaza" (la reflexología) de las muchas terapias alternativas...como digo al final del artículo, no se han encontrado efectos significativos...aun!

    ResponElimina

 
Copyright © Revista CriTeri. Designed by OddThemes