10 cosas que no pensabas que (tú también) harías cuando fueras padre

Seguimos a la conquista del público usamericano con una de esas listas que tanto gustan por allí: este mes, una de acciones en las que uno se ha descubierto cayendo, en contra de lo que esperaba, con proporciones variables de vergüenza y/o orgullo:

- Jalear las diferentes y variadas muestras de actividad gastrointestinal del vástago, llegando incluso a comentarlas, compartirlas y discutirlas con otros de tu nuevo clan, entre los cuales se encuentra gente con la que hasta hace poco no habías tenido demasiadas cosas de las que hablar.

- Hacerte con (y llegar a escuchar) música “de ésa”, con álbumes memorables que incluyen nanas de Burundi, los grandes temas de Rosa León revisitados (existe en mp3, ojo), los mejores temas infantiles de Bielorrusia o los grandes éxitos folk incas reinterpretados para el público infantil; en otras palabras, el kit imprescindible para crear ciudadanos cosmopolitas del siglo XXI. Al menos hasta que descubres que Pete Seeger tiene el mismo efecto en bebés y no es nocivo para los adultos. También ha sido una grata sorpresa que los álbumes con las palabras “Irish”, “Drinking” y “Songs” en cualquiera de sus combinaciones sean altamente apreciados por las crías humanas.

- Si eres de esa gente a la que no le gusta dejar comida en la mesa, esta nueva vida te embarca en la nave New Horizons de las papilas gustativas, poniendo a tu disposición alimentos que en pocas circunstancias vitales habrías aceptado…véase ese trozo de carne medio masticado y escupido no menos de dos veces, impregnado de pulpa de naranja y restos de lentejas que estuvo a punto de ir negligentemente a la basura.
  

Primeros traumas infantiles: algunos de los degradantes “descubrimientos” que pueden verse en determinados libros. ¿No es de conocimiento suficientemente general que no hay “bebés mariposa”?


- Unirte a los nutridos coros de adultos que se empeñan en poner caras y hacer sonidos absurdos a un bebé de cortísima edad esperando que haga algo, aparte de mirar perplejo y disimular.

- Tolerar con resistencia espartana y cierta fría profesionalidad las agresiones al olfato y al tacto que conlleva la manipulación de deposiciones humanas o la recogida de regurgites de diversa índole mientras terminas de masticar el postre.

- Darse cuenta de lo inhumanas que son una baja de maternidad de tan solo 16 semanas y la presión que impone nuestra Sociedad a la supermadre trabajadora.

- Ser menos novato que otros padres novatos, hasta el punto de que tu experiencia les aporte algo.

 Prevención de la drogadicción desde el año cero: aquí tenemos una bonita imagen que muestra a los niños lo que les pasará a su visión si consumen LSD

- Admirar profundamente a la gente que tiene gemelos y mantiene un equilibrio mental aparentemente estable.

- Hacerte con (incluso leer!) libros cuyos títulos te causaban gran repulsión hace solo unos meses, lo cual te permite tomar partido cual hooligan en cualquier reyerta acalorada discusión entre Estivillistas y Gonzalistas

- Llegar a dominar con vaga soltura y decreciente apocamiento ese vocabulario que genera lógica aversión a los no implicados, y que incluye términos tan dispares como moisés, tetina, cuco, calostro, sacaleches, biberón del doctor Brown, preeclampsia, mordedor, meconio (offtopic: Mekonio es tremendo nombre para un grupazo de esos metaleros), maxi-cosi (en todo su abanico de pronunciación desde masicosi hasta maxicoxi) y un larguísimo etcétera…


Pese a lo vistoso de estas situaciones, todas se ven claramente superadas por una: ser consciente y llegar a valorar y agradecer como nunca aquello que hicieron tus padres por ti hace unas décadas…


El observador


El momento mar(c)iano:
En el apartado de documentos extraños de hoy: este incunable pintado por alguna criatura de corta edad, que al menos debería hacer reflexionar a los votantes de septiembre y/o de noviembre de 2015…


La cita:
"Pero en el pueblo no querían a los extremeños porque estimaban su labor inútil, impedían el acceso de las ovejas a las colinas y les atribuían toda clase de vicios. Durante su estancia los nativos disfrutaban de una absoluta impunidad. Ante cualquier desaguisado la gente decía. “Habrán sido los extremeños”.(…) Si aparecía un billete de cinco duros en el cepo de la iglesia, o se tenía conocimiento de cualquier buena acción, (ella) decía: “De seguro, los extremeños no han sido”. Miguel Delibes, Las ratas, 1973.



Share this:

6 comentaris :

  1. La ironia del nou-pare, finíssima... :-)

    ResponElimina
  2. ¡Bravo! Me alegra ver que educáis a vuestro vástago en la no-metamorfosis de los lepidópteros y en los nocivos efectos del LSD. ¿Para cuándo el famoso y terrorífico debate sobre cuánto puede estar un adulto sin dormir tres horas seguidas?

    ResponElimina
  3. Existe un vídeo de los famosos Cantajuegos que no tiene desperdicio. El pollito Lito, que bebe biberón. Es tan científico como el bebé mariposa. ¿Y qué me dices del cinismo que se tiene para con los niños con la lección de que tienen que cuidar a los animales, sin hablar de todo lo que les pasa antes de...comérnoslos? Enhorabuena por el post. ¡Me he sentido identificada!

    ResponElimina
  4. Muchas gracias por los comentarios!
    Copépodo: efectivamente, el tema del sueño es inagotable...de ahí la discusión que comentaba entre estivillistas ("modelar" el sueño de los niños para que los padres sobrevivan - es decir, para su comodidad) y gonzalistas (adaptarse al crío)...

    Marta: lo de los cantajuegos es un terreno pantanoso que espero evitar durante el resto de mis días...estuve expuesto a ese fenómeno durante unos minutos hace unos años y aún tengo secuelas y canciones espantosas que vuelven en oleadas repentinas cuando menos te lo esperas... pero estoy de acuerdo contigo en que hay un protagonismo exagerado de los animales en el multimedia infantil...notablemente, los osos, cosa que tampoco he acabado nunca de entender!

    ResponElimina
  5. M'he rigut molt de lo identificat que m'he vist, ja ja ja, que bó

    ResponElimina

 
Copyright © Revista CriTeri. Designed by OddThemes