Reflexiones optesimistas (II): La Unión (risa contenida) Europea


Para un europeísta (entiéndase, la persona que tuvo la esperanza de vivir en un enorme país hecho de muchos países, de puertas afuera neutral y de puertas adentro buscando un nivel de protección y paz social nunca antes alcanzado) es una pena esta sensación actual de triunfo del llamado euroescepticismo, un movimiento que curiosamente es inherente a las instituciones comunitarias, y que con cada vez menos disimulo está adueñándose del gobierno y la sociedad de la Unión. Euroescépticos en la eurocámara: sería el equivalente a tener un Frente Anarquista dentro de la Conferencia Episcopal...


Si bien es indiscutible que el origen de la Unión Europea tuvo una motivación exclusivamente económica y comercial, y que siempre ha sido ésa la cuestión principal (¿qué otra podía haber sido en el Mundo actual?) ha sido emocionante ver cómo las fronteras desaparecieron, la libre circulación de personas fue y es de hecho una realidad, cómo las regiones y países más poderosos contribuyeron al crecimiento de los menos desarrollados con total naturalidad (también sacaron tajada, pero igual pusieron mucho por hacer crecer la UE) e incluso cómo pudimos comenzar a compartir moneda y cobertura sanitaria con otros países, asistimos a la creación y crecimiento de multitud de programas de intercambio social, comercial, académico, económico... No es un tema menor, teniendo en cuenta que se trata de naciones, en muchos casos milenarias, que se han majado a palos de manera casi permanente desde tiempos inmemoriales, y que de repente han sido capaces de vislumbrar la oportunidad que presenta la colaboración...y además, dar el paso. No olvidemos que se trata de un espacio en la que las fronteras han sido luchadas palmo a palmo durante siglos, donde el odio hacia el país vecino fue criado y alimentado durante generaciones, y en la que aún permanecen latentes numerosos conflictos territoriales que quizá nunca lleguen a resolverse, países nuevos, otros que se han unido, dividido, desaparecido... Y aun así hoy sería impensable imaginar que dos países cualesquiera de la Unión estuvieran a punto de un grave conflicto diplomático o bélico...

Los grises lagos que rodean Milán...


Uno ha llegado a imaginar Europa como una nueva potencia mundial alternativa y contrapunto a la preponderancia de EEUU (especialmente tras la caída del Muro), con la diferencia de buscar un enfoque social mucho más equilibrado, cohesionado y diverso, en el que la protección social (educación, sanidad, coberturas públicas de todo tipo, construcción desde abajo, haciendo partícipe a la sociedad mediante procesos transparentes) y ambiental fueran líneas maestras que marcaran la construcción de un nuevo modelo de sociedad. Porque está claro que el modelo estadounidense, con una riqueza media elevada pero terriblemente mal repartida y con todo el poder en manos de las grandes economías privadas no parece el más apetecible para los ciudadanos de economías de las llamadas emergentes (entiéndase, aquellas con una gran cantidad de gente que podría llegar a ser "clase media" en los próximos años), aunque por el momento sea, de hecho, la situación actual. Al menos por aquí tenemos de vez en cuando motivos para la esperanza...


Ya puestos, se podría llegar a pensar en un nuevo papel de redención por parte de Europa; después de la época colonial, iniciativas internacionales a favor de los derechos humanos y la democracia (intervención en conflictos humanitarios, participación en misiones de paz (Bosnia, Ruanda, etc) siempre bajo el mando de Naciones Unidas; la creación de nuevos esquemas de cooperación internacional, etc) hicieron pensar que se podría hacer un mundo mejor compatible con el crecimiento económico. Esta Europa, como sistema justo y con una buena aceptación y percepción desde la llamada Comunidad Internacional, podría llegar a ser un agente mediador primordial en conflictos globales; como mínimo, bastante más autorizado que EEUU...


Sin embargo, el panorama actual ha echado por tierra tantas esperanzas, y la realidad parece ser bien diferente. La Unión es cada vez más débil a nivel político, tanto de puertas adentro como de puertas afuera. El poder político de la UE es (aún?) considerablemente inferior al de los países que la forman; solo hay que ver el nivelazo de sus más altos cargos, personajes risibles como pocos en el panorama político internacional: el Presidente van Rompuy (con un asombroso parecido al mítico Beavis) fue primer ministro belga sin haber sido votado, mientras que Catherine Ashton (vicepresidenta) tampoco es que sea una líder de renombre... En teoría estar al cargo de la Unión Europea, o participar en su Parlamento debería ser la máxima aspiración de cualquier político europeo, pero la realidad es bien distinta. Cada país intenta exprimir al máximo a Bruselas en beneficio propio, una lacra aplicada de manera masiva en los países mediterráneos, donde la búsqueda del beneficio propio a costa del interés general (a nivel municipal, regional, estatal) siempre será el principio orientador de las conductas individuales, y que parece que empieza a cansar a los vecinos norteños, que lo empiezan a aplicar a nivel nacional. Y es que a día de hoy la persona que más manda en la UE es claramente la señora Merkel, desautorizando y contradiciendo abiertamente a van Rompuy, al que no le queda más que agachar la cabeza.


Por otro lado, el acercamiento de los órganos comunitarios a los ciudadanos tampoco parece haber sido del todo eficiente: la mayor parte de la Sociedad desconoce totalmente la estructura de la Unión y no muestra ningún interés en participar en su construcción, ni siquiera votando: las elecciones al Parlamento Europeo tienen una participación media del 41%, cosa normal cuando casi nadie conoce a los candidatos, ni sabe cómo funciona la eurocámara, etc. Como ejercicio de autocrítica, piensen si saben cuándo son las próximas elecciones al parlamento europeo. De vez en cuando sale, al menos, algún vídeo que dignifica la imagen de este organismo, más allá de las noticias relacionadas con los vuelos de primera clase a los que sus euroseñorías no han tenido la vergüenza de decir que renunciarían (ya fueron burros, porque de hecho podían haber aprobado que podrían viajar en turista y seguir viajando en primera como hasta ahora, y nadie se habría enterado)...

Por último, quien se haya intentado adentrar en trámites con la Unión Europea se habrá sentido inmediatamente aplastado por un monstruo burocrático distante e inabarcable.


De puertas afuera, el poder real de la Unión ha quedado de manifiesto ante algunos de los grandes retos que ha enfrentado en los últimos años: véase el vergonzoso silencio ante los levantamientos del Magreb, el aguantar todo lo posible antes de decir abiertamente que Gadafi y Mubarak han sido unos asesinos y unos dictadores mientras se ha negociado con ellos durante décadas,etc. Básicamente la postura oficial ha sido ésta. También en asuntos relacionados con las antiguas colonias (Francia en Costa de Marfil y Norte de África, Inglaterra en el Mundo, Bélgica en Ruanda, España en Guinea Ecuatorial), y con las nuevas amistades (Italia con Gadafi, Alemania con los infames Putin / Medvedev) los países no han sidp precisamente ejemplo de lo que dicen defender.

Respecto a indicadores de sociedad madura y avanzada es realmente tierno ver cómo se pide la promoción del biodiésel (procedente en gran parte de campos de soja amazónicos), el cierre de las nucleares (sustituyéndolas como fuente de energía por el gas ruso, libio y kazajo, todos ellos ejemplos de países muy democráticos), la exigencia de la destrucción del bosque virgen de otros países (en Europa el bosque virgen que hemos respetado es un notable 0%), las campañas de reciclado de electrodomésticos que terminan en un vertedero de Ghana (ver este documental es obligatorio) y los abundantísimos ejemplos adicionales que ilustran la hipocresía de una sociedad con buenos gestos pero con las intenciones de siempre...y si no, respondan cuántos estarían dispuestos a no cambiar de móvil, ordenador y televisión más que cuando realmente deje de funcionar y la reparación sea carísima, a cambio de que se detenga una guerra en Sudán debida a la extracción del coltán (para los despistados).


Quizá la situación actual sea una fase de triunfo pasajero de los llamados "euroescépticos", un grupo compuesto por cerca de un 15% de los eurodiputados y cuyas aspiraciones parecen ser básicamente dificultar el avance de la Unión, manteniendo las cosas como estaban.. O quizá sea que sencillamente laUnión no era tan sólida como nos quisieron mostrar, y simplemente se ha tratado de un pacto económico temporal que ha funcionado mientras los países más potentes han encontrado intereses y ahora simplemente le queda morir...
quizá el hecho de ampliar tanto y tan rápido la unión haya alimentado estas corrientes de euroescepticismo en los países cada vez más superiores de la media. En todo caso, aún no se ha conseguido siquiera establecer una Constitución Europea aprobada en referéndum por todos los países.



En cualquier caso, se reservan unas Observaciones para comentar la jugada desde el punto de vista exclusivamente económico (¿es posible separarlo del político?)...teniendo en cuenta la velocidad a la que se están generando noticias en este ámbito (especuladores bursátiles, agencias de calificación, gente que tiene más beneficios cuanto más grave sea la crisis económica en los PIGS (Portugal, Irlanda / Italia, Grecia, España)... le echaremos un poco de tiempo para intentar entender mejor la situación que da noticias cada día, y discutirla con nuestros pacientes lectores...la primera pregunta a abordar será: ¿qué aporta Europa al Mundo?


El observador


El enlace:
La evolución del tráfico aéreo en el Mundo durante 24 horas...
http://www.youtube.com/watch?v=z1US_4uf4YE


El momento jocoso
http://www.elpais.com/articulo/economia/Apple/factura/Irlanda/99/ventas/Espana/elpepueco/20110316elpepueco_10/Tes
Reflexión incómoda: es impresionante ver cómo una marca con un nulo respeto ambiental y social y que se está convirtiendo exactamente en aquello a lo que siempre dijo contraponerse tenga una aceptación / fervor social tan enorme. No son en absoluto descartables unas Observaciones a corto plazo en las que se discuta el fenómeno, aun a riesgo de enemistarme para siempre con los manzaneros que abundan por este blog y a los que se saluda cariñosamente...

La cita: “Pocos son los que siguen siendo pródigos cuando tienen medios para serlo. Son éstos los reyes de la vida”. Albert Camus, “El Primer Hombre”.

Share this:

1 comentari :

  1. ¿zero comentarios?
    Asombra la capacidad de la UE de crear indiferencia sobre cualquier cosa en la que aparece. Dos cosas:
    Yo era europeísta y ahora soy euroscéptico (UE sí pero así no)
    Yo estoy dispuesto a no cambiar de móvil, no subir en ascensor, no usar aire acondicionado y chaqueta a la vez (se trata de simple coherencia, intentar ser un poco menos hipócrita)

    ResponSuprimeix

 
Copyright © Revista CriTeri. Designed by OddThemes